Solan de Cabras

Solán de Cabras es un agua que proviene de un único manantial. Declarada minero-medicinal y de utilidad pública por Carlos IV, el agua Solán de Cabras se embotella, hoy en día, aprovechando la Ley de la Gravedad, manteniendo así la máxima calidad y pureza.

Un agua que no ha dejado de sorprender en sus más de dos siglos de vida. Aquí, podrás conocer más sobre el agua y otros productos innovadores, naturales e inspiradores que hacen de Solán de Cabras lo que es hoy: Mucho Más que Agua

La larguísima permanencia del agua en el interior de la tierra y la lentitud con que incorpora los minerales garantiza un agua siempre igual, que en el manantial brota a la temperatura de 21°C y con un caudal constante de 5.410 litros por minuto. Situada en Cuenca, la Villa de Beteta está a muy poca distancia del Valle de Solán de Cabras.

Este valle es un verdadero privilegio de la naturaleza. Al pie del  Rebollar y en uno de los ángulos salientes del Río Cuervo es donde brota el manantial. Es por todo esto que su composición totalmente homogénea, sana y libre de contaminantes hace del agua Solán de Cabras un agua inodora, de sabor suave y finísima al paladar.